Entradas

Mostrando entradas de 2016

Como el cuervo de Poe

"Quem nâo tem voz de cantar Berra"  J. Saramago Anhelo las calles con el ímpetu del amante, anhelo el coro y la hermandad, pero mi hogar ya no me reclama y noto cicatrices en mi pecho con forma de verba. Las fuerzas se me fueron en declive y desaprendí a pelear sobre un escenario. Ni poeta ni guerrera, no soy nada. A veces grito, sí, a veces grito; nunca pude cantar y mi ejemplo de nobleza es un cuervo que ahora se alimenta de mis versos, carroña, muerto. A veces grito, a veces grito y pongo música de fondo; mis costillas afinadas en mi-sol (el que no alumbra) suenan al fragmentarse. Y sueño que canto.

el día que dije basta

La inexactitud de las palabras se torna verso en mis labios las pirámides alzadas con cuerpos se destruyen con su propio empeño la tiranía ni es cúspide ni es justificación dolor. la mentira se posa en la vértebra del poeta hago sinapsis con un epitafio de hace cien años y me encojo. lloran los lápices que deshojé en busca de un solo verso que hablara sin mentir.

Nota rosa.

Imagen
A veces me miro al espejo mientras me maquillo y no me reconozco, ¿cuándo envejecieron tanto estos ojos?
Y aún me preguntan por el dolor.

¿Mercantilizar la poesía?

Este es el primer artículo que subo al blog, aunque no el primero que escribo con intención de, pero creo que es una reflexión cuya difusión es importante. Antes de nada, quiero darle las gracias a mis compañeres de Alter Ego, por su apoyo y aportación al tema. Comencemos.
En los círculos de los recitales poéticos, e incluso fuera de ellos pero en relación con, este debate surge bastante a menudo y trae consigo una fuerte controversia:¿es lícito y moral cobrar entrada por un recital o, en general, por tu poesía?
Aquí no voy a poner las dos respuestas posibles y argumentarlas, directamente voy a expresaros mi opinión al respecto:sí, lo es.
Es una respuesta que me ha costado darme a mí misma, debido a una serie de ideas inculcadas que tenía.
Desde siempre, cuando se nos habla de arte y más de poesía lo entendemos como un concepto muy abstracto, muy puro y profundo; lo cual no está mal, pues considero que la poesía y el arte son términos que tienen un significado propio para cada quién, el p…

Día das Letras Galegas

Imagen
Meiga da miña sentida danza entre fogatas descoñecendo a súa labor os fillos de Breogán proclamamos
Galiza, meu amor.


















Fotos de Nahir Marrow, Adrián Gutierrez e Marilia Rial. Grazas polas aportacións desta máxica terra nosa.

Anclaje

Nadando con los puños los tiburones hace tiempo que dejaron sus risas a un lado ahora les cojo de las aletas y les grito “cógeme la mano!” Cogedme la mano, estiro mis branquias noto el alcohol filtrándose entre mis pestañas cierro los ojos y los pies hacia la cabeza nadando con los puños las uñas se clavan en los corales “cógeme la mano!” y sus pedazos se quedan a la par de mis cutículas la corriente me arrastra nadando con los puños finjo romper las olas mientras mi eslora oxida como el ancla de mis manos. Cógeme de la mano,
me estoy ahogando.

Poesía triste.

Expresión de tristeza, ya no recuerdo lo que es la poesía triste, pero los versos me ahogan salen de los mares como barcos que han perdido la estela me llaman y respondo demasiado bajito como para que nadie se de cuenta moviendo los remos y haciendo surcos que permanecen casi invisibles, bajo el abrigo de mis ventanas. Lloro y ahogo el mar y nadie recuerda dónde estaba el puerto, ya no recuerdo lo que es la poesía triste porque he olvidado lo que soy

Mujeres que no tienen

Hay mujeres en este mundo que no tienen nada suyo, ni casa, ni trabajo, ni hijos, ni sociedad, ni derechos, ni cuerpo, ni sonrisa.
Hay mujeres en este mundo que no tienen hijos suyos; tienen hijos-sistema, niños que amamantan un pecho destrozado niños que salen de un vientre apuñalado, niños obligados niños que son la viva imagen de la violencia de las calles y la inocencia de los tribunales.
Hay mujeres en este mundo que no tienen cuerpo suyo; tienen un cuerpo-diez, cuerpo con descuento, cuerpo que baila entre negreros disfrazados de ministros de Fomento, cuerpo que viste noventa-sesenta-noventa complejos y sueña con ver un maniquí reflejado en los espejos.
Hay mujeres en este mundo que no tienen trabajo suyo, tienen un trabajo sumiso, trabajo inferiorizado hasta por los Jefes de Estado, trabajo anti-embarazos, anti-sueldo, anti-reconocimiento, dependizado trabajo en casa por orden de la sociedad y cansado, duro, apaleado, pero, sobre todo, no lucrado.
Hay mujeres en este mundo que…

Quiéreme bien

Una vez –ahora mismo, en realidad- leí al final de un libro –que me gustaba hasta esta página- que el amor sólo es de los jóvenes, que sólo se entiende de verdad cuando es intenso novedoso fresco y me parece tan tonto, tan tonto, cierro los ojos y no se me ocurre nada mejor que madurar, hacerme vieja y aburrida con mis seres queridos alrededor, ver cómo su pelo largo se hace melena y se vuelve blanca asistir a la boda de mi mejor amiga y que su vestido sea rojo observar a mis padres envejecer juntos y felices y que se siguen mirando embobados cuando creen que el otro está despistado. Me parece puramente una estupidez sólo dar validez a ESE amor, cuando si es SANO es bueno y es amor verdadero, que si eres fea y aburrida y quieres cientoún gatos y vivir despacito también tienes derecho a querer y sentir como explotan cinco galaxias en tu pecho, que si no te gusta el sexo puedes sentir placer también, que no querer un orgasmo no te convierte en menos, que preferir el sofá de casa a sal…

La bailarina efímera.

Imagen
Efímera. En la punta de sus pestañas crecían las amapolas más bonitas del mundo, cada vez que cerraba los ojos, el suave perfume coloreaba sus sueños en un baile sinestésico que me arrastraba hacia el acantilado. No para saltar, si no para sentarme en ese banco gallego que dicen tiene la vista más bonita del mundo; cambiarían de opinión si estuvieran sobre su cama contemplando el despertar de la bailarina efímera. Como la espuma del mar, aparece al final del tsunami, cuando se rompe contra la arena de sus manos, apenas es un segundo y se desvanece; efímera, salada, blanca no puedo más que contemplar las cosquillas que me hace en los tobillos y llorar pensando que volverá a alzarse algún día. La bailarina efímera danzaba entre mis arterias y era preciosa. Preciosa. Arrasó todo a su paso, puse un banco y me senté a mirar. Entre las ondas había ciertos pedazos de mi pasado,
ahogándose entre los volantes de su tutú.

Los fantasmas de mis navidades

Ruído, estrés, tres perfumes distintos en la muñeca, el ruido de la Play Station golpeando en tu cabeza, toc toc toc, las luces de colores arañando la ventana como si quisieran tejer una tela con forma de jengibre, toc toc toc, alguien que escribe sin sentido una letra bonita los peces en el río se ahogan en vino sidra, pof! el corcho rebota en el árbol y le da en la cabeza al tío pesado, dorando bañado en color ocre doce tratando de tirarse por el mismo tobogán, toc toc toc, alguien se atraganta con el vestido de la presentadora la tela que falta cosa los recobijos de su boca y la llena mira mira toc toc toc cómo va vestida toc toc toc cuartos festejo y un perro que salta por la ventana envuelto todo en billetes de tres empaquetados como si fueran para el mismísimo rey todo austero se viste de marqués o era al revés? toc toc toc está llamando a la puerta no le piensas abrir tienes que dejarle pasar entra joder como si fuera tu casa toc toc toc este sonido va a acabar conmigo que alg…