Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2015

La fragilidad entre líneas.

Frágil,
como los versos de un enamorado,
como las canciones del pub en el que le conociste,
como sus palabras en tu cuello,
como sus manos en tu cintura,
como sus promesas y un barco de papel
que se arrojó por el Niágara
y salió hecho libro.

Frágil,
como la sonrisa del olvido,
como los besos de tornillo con intención de clavo,
como el cáctus que murió por un gato,
como el olor de su chaqueta en tus muñecas,
como la lluvia que siempre os calaba,
como el huracán que nació en tu pecho
y terminó arrasando sus besos.

Frágil,
como quien dice he perdonado pero escupe su nombre,
como quien brinda por el día del adiós bajo chupitos de hasta luego,
como quienes bailaban con farolas más cálidas que sus ojos,
como quien grita a susurros el apellido del hijo que podría haber tenido,
como quien busca entre las sombras de la multitud
a alguien que jamás le iluminó.

Frágil,
como quien escribió estos versos,
como quien dedicó todo un libro a sus ganas de volver a verte.

La lengua viperina y las manos desatadas.

Una carpeta vieja y casi trescientos sesenta y cinco recuerdos,
releer poesía perdida y verte entre los versos
ensalzado como el poderío de mi vida.
Tenías tanto poder sobre mí
que no me extraña que llegara a sentirme tan débil:
no cuando te fuiste
qué duro es ver que estabas engañada por ti misma
si no cuando llegaste.
No eras nada y te dejé la aguja de mis heridas,
te dejé lamerlas cuando no merecías ni la saliva de mis escupitajos,
sonreía y le ponía corazoncitos en WhatsApp a tus mensajes
y tú ni siquiera te molestabas en fingir.
¿Con cuántos hilos me tenías atada?
Me los arranqué de cuajo y me quede agujereada,
como un nido de avispas
y los aguijones aún tuvieron el valor de quedarse en mis pulmones,
ni eso me concediste.
Desde esa noche juré salir con mascarilla,
como si la III Guerra Mundial hubiera estallado entre yo
y tu toxicidad.
Y al final no lo hice.
Aprendí a ser yo la víbora en vez del ratoncito que recibe el veneno,
es difícil empoderarse hasta entender que serlo, siend…