Anclaje

Nadando con los puños
los tiburones hace tiempo que dejaron sus risas a un lado
ahora les cojo de las aletas
y les grito
“cógeme la mano!”
Cogedme la mano, estiro mis branquias
noto el alcohol filtrándose entre mis pestañas
cierro los ojos y los pies hacia la cabeza
nadando con los puños las uñas se clavan en los corales
“cógeme la mano!”
y sus pedazos se quedan a la par de mis cutículas
la corriente me arrastra
nadando con los puños
finjo romper las olas mientras mi eslora oxida como el ancla de mis manos.
Cógeme de la mano,

me estoy ahogando.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Mercantilizar la poesía?

Como el cuervo de Poe