Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2014

La Navidad huele a ti.

¿A qué huele la Navidad?
Huele a tu colonia
de nuevo en mi cuello,
a luces de colores y polvorón,
al cocido de la abuela
y el champagne de medianoche,
a mis quilos de maquillaje
y la ropa interior
de encaje rojo
olvidada en un cajón,
a tu pecho henchido de orgullo
y tus ojos tristes,
huele a cómo me mirabas
los labios
y cómo mirabas mal
mi gorrito rojo.

La Navidad huele a que te vas
y no vuelves,
a que te llevaste la magia
contigo
y apagabas las luces
a cada paso que dabas,
huele a que quieres volver
y aún así no lo haces,
huele a que
un año más
mis regalos son todos materiales
porque tu sonrisa
ya no viene más con lazo.

La Navidad huele a un adiós
y a la esperanza de
encontrarte
el año que viene,
a que me quites el gorro
y todas las prendas rojas,
a que vuelvas,
y quedarte
sea tu regalo.

25 de noviembre

Crónica de las injusticias que nos llevan a proclamarnos el veinticinco de noviembre, buscando más apoyo que un sencillo día de lucha, frente a trescientos sesenta y cuatro de olvido.
Te quise a golpes hasta amar cada moratón, te quise a gritos hasta amar cada lágrima, te quise a destiempo hasta amar cada despedida, te quise a ratos hasta amar cada pausa, te quise en casa hasta amar cada cerrojo, te quise en el hospital hasta amar cada venda, te quise en las mentiras hasta amar cada verdad, te quise a descubierto hasta amar cada máscara, te quise desde el principio hasta amar el final, te quise cuando eras mía hasta amarte cuando no eras tuya, te quise el día de la boda hasta amarte toda la noche, te quise, te quise tanto, y tú nunca quisiste quererme, hasta que tuve que amarte al destruirte, te quise en el funeral hasta amarte muerta.
Te quise siempre,
hasta amarte solo mía.